"Carrie"

"Carrie se lanzó a correr. Corrió por en medio de ellos. Tenía las manos sobre la cara, pero podía ver a través de la prisión de sus dedos, podía verlos a ellos, ver que eran hermosos y que estaban envueltos en la luminosa vestimenta de la Aceptación."

No entiendo por qué me negaba a adentrarme en este libro... desde 2012 diversas personas me lo están recomendando de forma continua, quizás simplemente no era el momento adecuado para leerlo. 

Bah, en realidad sí entiendo por qué no me atrevía a tomar este toro por las astas: porque "Carrie" es de un género que pretendía evitar, uno que contiene escenas mórbidas y un tanto traumáticas; no en vano esta novela y sus versiones cinematográfica han sido las más censuradas y prohibidas en la historia a lo largo y ancho del globo. 

Pero pese a todo lo que implicaba para mí enfrentarme a esta obra, el aparente momento indicado para leerla llegó; y devoré "Carrie" en menos de una semana. 

Si algún día escribo una novela, espero que sea tan buena como esta primer novela de Stephen Kin, que sin duda es un éxito rotundo, ¡y en el primer intento! Qué talento. 
Creo, que a esta altura, la mayoría de las personas meramente inclinadas a la literatura y/o al cine, conocemos la trama y la temática de esta obra. 

Carrie, es el centro de las burlas, bromas y acoso de sus compañeras y compañeros en el liceo; carece de amigos, tiene acné, es fea, gorda, tímida, y para colmo su madre es una fanática religiosa que le impide "ser como el resto" y le inculca su repulsión hacia todo lo que denote sexualidad. 

Conclusión: Carrie se compró todos los boletos en el sorteo para ser una marginada; y lo es en el peor lugar para ello... uno donde habitan adolescentes. Y es así, como desde que entró al liceo es tomada de punto por sus iguales; pero un día, estos abusos llegaron al límite, y extraños sucesos se empezaron a desencadenar en torno a nuestra protagonista. 

Si bien, luego de adentrarnos en las páginas de esta novela, descubrimos que Carrie es una chica atípica, el maltrato al cual es sometida es una moneda más que corriente tanto aquí, como en innumerables partes del mundo; y desencadenan los mismos sentimientos a los que se vio atada ella en esta ficción, aunque no necesariamente las mismas consecuencias. 

Pero... ¿las consecuencias tienen que ser catastróficas para que nos demos cuenta el impacto que tienen nuestras actitudes en otros? Obvio que no, o por lo menos no debería ser así. 

Esta obra abarca temáticas interesantísimas, que no muchos han relacionado con tanta destreza como lo hace King en esta ocasión. No es un libro que se reduce a al bullying, ni a los sufrires de una chica cualquiera. Algunos hasta podrían afirmar que "Carrie" es una metáfora que demuestra que el dolor, por un lado o por otro, termina destruyendo. 

Comentarios

  1. Un clásico!! Un libro que no podes dejar de leer!! A mi también me encantó!!
    Nos leemos!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. 'las consecuencias tienen que ser catastróficas para que nos demos cuenta el impacto que tienen nuestras actitudes en otros? '
    Aplicable no sólo como reflexión de un libro.
    Muy muy buena reflexión.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares